“¿Qué es, pues, el tiempo? Si nadie me lo pregunta, lo sé; pero si quiero explicárselo al que me lo pregunta, no lo sé. Lo que sí digo sin vacilación es que sé que si nada pasase no habría tiempo pasado; y si nada sucediese, no habría tiempo futuro; y si nada existiese, no habría tiempo presente.

Pero aquellos dos tiempos, pretérito y futuro, ¿cómo pueden ser, si el pretérito ya no es  y el futuro todavía no es?  Y en cuanto al presente, si fuese siempre presente y no pasase a ser pretérito, ya no sería tiempo, sino eternidad.  Si, pues, el presente, para ser tiempo es necesario que pase a ser pretérito, ¿cómo deciros que existe éste, cuya causa o razón de ser está en dejar de ser,  de tal modo que no podemos decir con verdad que existe el tiempo sino en cuanto tiende a no ser?”

(Agustín de Hipona,  Confesiones)

 

 

 

 

 

Materiales:

 

 

 

 

Contextos

 

 

 

Vida y evolución intelectual

 

 

 

Pensamiento

 

 

 

Contextos de su pensamiento.

 

 

Ágora

 

Comienzo de la película "Ágora" de Alejandro Amenábar, en el que, junto a la visión geocéntrica del universo, aparece retratada una de tantas polémicas entre pensadores cristianos y  paganos.

 

 

La trama de la película, gira en torno a Hipatia , matemática, astrónoma y filósofa neoplatónica de finales del siglo IV y principios del V, por lo que compartiría el mismo escenario que nuestro autor: Agustín de Hipona. Ambos asisten al declive del Imperio romano, cuya decadencia había comenzado a gestarse a finales del siglo III.

 

El proceso se acelera tras la muerte de Teodosio el Grande (año 395), al consumarse la división del Imperio entre Oriente (con sede en Constantinopla) y Occidente.  Para entonces el cristianismo había pasado de ser una “secta judía” (siglo I), a ser la religión oficial del Imperio, gracias al Edicto de Milán (380). Agustín, obispo de Hipona, vivirá a “caballo” entre el mundo romano y el cristiano, asistiendo a la descomposición del Imperio tras la invasión de Roma por Alarico (410) y la entrada de los vándalos en su propia ciudad (430).

 

Por lo que se refiere al plano filosófico, unos siglos antes (s. II) había comenzado, con los padres “apologetas”, la primera fase de la patrística. Éstos se dedicarían a defender el cristianismo de las herejías y de los ataques lanzados por los paganos, utilizando para ello términos y conceptos propios de la filosofía griega. Dentro de ellos señalamos a Justino, Ireneo y la Escuela de Alejandría (con Clemente y Orígenes).

Por lo que se refiere a nuestro autor, su inquietud intelectual y vital le lleva a buscar la verdad en diversos lugares (maniqueísmo, escepticismo, neoplatonismo…) Se le puede encuadrar dentro de la segunda fase de la patrística, junto con los padres Capadocios, quienes se preocuparon por establecer el dogma y fundamentarlo sirviéndose de la filosofía griega, en especial de Platón. En este sentido, a Agustín debemos la primera gran síntesis medieval entre cristianismo y filosofía (esto es: entre fe y razón).

 

Más información:

- Ágora: la película.

- ¿Quién fue Hipatia?

 

 

 

 

Sobre la creación "de la nada"

 

Ya que estamos a vueltas con la idea judeo-cristiana de

"creación de la nada", ahí van unas reflexiones 

sobre "la nada", en clave de humor.