1.1. Individuo y sociedad

El hombre es un "animal social", desde el momento mismo de su nacimiento. Se trata de una característica conductual que compartimos con el resto de los primates. Llegados a este punto, hagamos un poco de memoria.

Características conductuales que compartimos con el resto de los primates.

1. Vida en grupo o cohesión social fuerte. Los primates son sociables. Viven en grupos o manadas y raramente se separan de ellas.

2. Relación materno-filial (madre-hijo) intensa y duradera (hasta 3 años), tiempo en el que aprenden (aprendemos) a vivir en grupo y, gracias a ello, toda una serie de habilidades para la supervivencia.

3. Gran capacidad para el aprendizaje (sobre todo en chimpancés y, por supuesto, en los humanos) y empleo ocasional de útiles.

4. Comunicación incipiente por medio de gestos y gritos (recuerda que "comunicación" no es lo mismo que "lenguaje": el lenguaje es propio y específico del ser humano).

5. Aunque habitualmente son herbívoros, en ocasiones consumen carne (omnívoros). También comparten sus alimentos.

Todos estos rasgos se acentuarán en el ser humano, dando lugar al lenguaje, la creación de sociedades rudimentarias y de formas culturales incipientes.

--------------------------------------------------------------------------------

Para finalizar, no estaría de más recordar la definición de sociedad:

"Conjunto de individuos que se hallan en un mismo hábitat, comparten una cultura común y dependen unos de otros para su supervivencia y bienestar".



mariano.gomez1@educa.madrid.org (bauldefilosofia.es)