1.4. Las instituciones sociales.

Por lo general, no basta con las normas sociales para conciliar intereses y evitar conflictos entre los miembros de una sociedad. Cuando el número de individuos aumenta y, con ello, las diferencias en la forma de pensar, sentir y actuar se hacen más patentes, es necesario crear "instituciones" que vengan a sustituir los lazos biológicos y afectivos que unían anteriormente a dichos individuos (¡que se lo digan, si no, a la pobre "coca-cola").


Éste es el origen de las "instituciones sociales". La institución social más importante es el Estado.

Para saber más...

Llevamos tiempo hablando del "Estado", pero... ¿qué es el Estado? ¿Dónde está? ¿En qué se concreta? 

 

El Estado es "un concepto político que se refiere a una forma de organización social, política soberana y coercitiva, formada por un conjunto de instituciones involuntarias, que tiene el poder de regular la vida nacional en un territorio determinado". 

El concepto de Estado difiere según los autores, pero algunos de ellos definen el Estado como "el conjunto de instituciones que poseen la autoridad y potestad para establecer las normas que regulan una sociedad, teniendo soberanía interna y externa sobre un territorio determinado".

Max Weber, en 1919, define el Estado como "una unidad de carácter institucional que en el interior de un territorio monopoliza para sí el uso de la fuerza legal". Por ello se hallan dentro del Estado instituciones tales como las fuerzas armadas, la administración pública, los tribunales y la policía, asumiendo pues el Estado las funciones de defensa, gobierno, justicia, seguridad y otras como las relaciones exteriores. 

Probablemente la definición más clásica de Estado, fue la citada por el jurista alemán Hermann Heller que define al Estado como una "unidad de dominación, independiente en lo exterior e interior, que actúa de modo continuo, con medios de poder propios, y claramente delimitado en lo personal y territorial".