La crisis del modelo liberal

La crisis del 29 vendría a confirmar el fracaso de un modelo de Estado (el liberal) y del modelo económico sobre el que se sustenta.
 
Las "recetas" aplicadas para salir de la crisis, siguiendo el manual del liberalismo clásico (reducción de la masa monetaria (dinero) en circulación, de los créditos, recorte drástico del gasto público, bajada de los salarios; políticas proteccionistas de cara a disminuir las importaciones e incentivar las exportaciones), lo único que consiguieron fue reducir aún más la demanda y la producción, acentuando con ello la depresión.
 
De este modo, frente a lo que defendían las "tesis" liberales, se comprueba que:
  • El mercado, por sí sólo, es incapaz de lograr el equilibrio (dado que ha sido él, el que ha llevado a la mayor parte de la sociedad a la crisis").
  • La no intervención del Estado en la economía, lejos de ser algo beneficioso para la buena marcha de la misma, es contraproducente:
    • No sólo lleva a la ruina económica.
    • También provoca conflictividad social.
Será éste el momento de sustituir el modelo de Estado liberal por otro más social: el Estado de Bienestar. El inspirador de este nuevo modelo será el economista británico Keynes. En su obra "Teoría general sobre el empleo, el interés y el dinero" (1936), propuso una serie de medidas para superar la crisis.
 
Éstas son algunas de sus propuestas:
  • Dado que la economía no es capaz, por sus propios medios, de lograr el equilibrio económico y de mantener la "paz social", es necesaria la intervención de un elemento externo a la economía, que actúe para impedir las "crisis económicas" o para reactivar la actividad económica en los momentos de crisis. Ese elemento externo será el Estado (intervencionismo estatal).
  • Corresponde al Estado la tarea de intervenir en la economía. Medios:
    • Política monetaria: poner en circulación dinero con el fin de alejar el fantasma de la "deflación" (provocando una "moderada inflación").
    • Inversiones públicas, con el fin de reactivar la economía, disminuir el paro, favorecer el consumo y estimular la iniciativa privada.
    • Incrementar o aumentar los salarios: una bajada de los sueldos de los trabajadores, no favorece a la economía. La subida permitiría reactivar el consumo y con ello la inversión (por no hablar de la creación de nuevos puestos de trabajo).
    • Intervenir en todos los sectores económicos, regulando los precios de ciertos productos, regulando los salarios (por ejemplo: estableciendo un salario mínimo), estableciendo reglas en el mercado laboral...
    • Política fiscal: recaudando impuestos y redistribuyendo la riqueza entre todos los ciudadanos.
    • Llevando a cabo políticas económicas, sociales y culturales.

Keynesianismo en clave de humor. Ciudad K


 
Roosevelt, a su llegada a la presidencia de EEUU en 1932, concretó todas estas medidas en lo que se conoció como "New Deal"