1.9. Petición de principio ("petitio principii")

“Teófilo nunca miente cuando habla estando ebrio, Teófilo está ebrio y ha hablado. Conclusión: lo que ha dicho es verdad.”

"Dios es justo porque no comete injusticias"

"Debe ser culpable porque lo detuvo la policía".

Esta falacia se produce cuando la tesis que se intenta probar está ya implícita o explícitamente en los principios de la argumentación. En este sentido, la afirmación que se hace se toma como prueba de sí misma (sin necesidad de acudir a otras razones, justificaciones o argumentos). Esta falacia ya fue enunciada por Aristóteles en su obra “Primeros analíticos”.